For our friends around the world:

English

El Foro Mundial de Toronto:

La Inmigración y La Economía Canadiense

Translated by / traducido por Diana Alandete

Entre el lunes y el miércoles de la semana pasada,  ministros del estado, jefes de la industria y los empresarios locales se reunieron en el Fairmont Royal York para el Toronto Global Forum (TGF) (Foro Mundial Anual de Toronto).  Organizado por the International Economic Forum (El Foro económico internacional de las Américas), el TGF es un evento anual que reúne a los responsables políticos, empresarios ejecutivos y líderes importantes juntos para discutir tendencias y problemas mundiales emergentes.

El primer mensaje que estos líderes mundiales escucharon provino de Canada’s Small Business and Export Promotion Minister; Mary Ng; (Empresas Pequeñas de Canadá y de la Ministra de Promoción de la Exportación, Mary Ng);  ese mensaje fue “The world needs and wants more Canada.” “el mundo necesita y quiere más Canadá.”  Este relato es parte de la estrategia de diversificación económica de Canadá y ha sido clasificado como un imperativo nacional.  El gobierno está plenamente comprometido a impulsar más a Canada’s small-to-medium enterprises (SMEs) (las pequeñas y medianas empresas de Canadá) para que hagan exportación.

Canadá tiene múltiples acuerdos de libre comercio y es el único país del G7 que tiene tratados de comercio con cada uno de los países del G7.  El problema es, que solamente el 12% de los SMEs (las pequeñas y medianas empresas de Canadá), las cuales representan el 98% de todas las empresas en Canadá – exportan a otras naciones.  No sirve de mucho tener todos esos acuerdos comerciales si las empresas canadienses no están tomando ventaja de ellos.

Ese no es el único reto enfrentado por las empresas canadienses – 72% de nuestros empresarios (cuyas empresas representan $1,5 trillones en activos empresariales) planean jubilarse en los próximos diez años.   De estos, casi la mitad están buscando para vender sus negocios a alguien fuera de su propia familia.

Por lo tanto – Las empresas de Canadá no solamente no están maximizando su potencial mediante la exportación a los socios comerciales de Canadá, pero también estamos enfrentando un volumen masivo en los propietarios, poniendo una buena cantidad de incertidumbre en el futuro económico de nuestro país.

Mientras esto sucede, podría haber una solución para ambos problemas.  Nuevos emprendedores recién llegados tienen el potencial para hacerse cargo de algunas de esas empresas; viniendo de otro país, estos empresarios pueden traer su conocimiento de los mercados exteriores y oportunidades potenciales de exportación con ellos.

Muchas provincias ya han estado trabajando para animar a los recién llegados a convertirse en empresarios.   Atlantic Canada (Canadá Atlántico) ha estado persiguiendo iniciativas relacionadas, por más de una década , con diversos grados de éxito.   Hay una serie de programas que ayudan a los recién llegados de Canadá a averiguar sobre las normas y reglamentos para los empresarios en Canada, muchas de las cuales puede encontrar en la página de internet de Toronto Region Immigrant Employment Council  (TRIEC).

Dado que existen herramientas disponibles para los propietarios que buscan encontrar las personas adecuadas a las cuales vender sus negocios, tales como https://successionmatching.com , no sería difícil para algunas mentes emprendedoras crear canales específicos para ayudar a los empresarios de SME (pequeñas y medianas empresas de Canadá) quienes se jubilan a conectarse con los emprendedores recién llegados.

Uno de los otros grandes temas del Toronto Global Forum (Foro Mundial de Toronto) fue el aumento global de la xenofobia, de la cual Canadá no es inmune.  Hemos visto recientemente cuánta controversia ha habido en torno a la firma por parte de Canadá del pacto no vinculante de UN Global Compact for Safe, Orderly and Regular Migration pact (pacto Mundial de las Naciones Unidas para una Migración Segura, Ordenada y Regular).

Fue interesante escuchar a los líderes mundiales y directores generales de empresas multinacionales hablar sobre el temor normal de los ciudadanos  que están siendo dejados atrás, pero es algo real.  Hay muchos canadienses que se sienten de manera similar a Taylor Mansfield, un manifestante en una protesta reciente contra la inmigración en Edmonton que se volvió violenta:

“Trudeau ya no apoya más a los canadienses”, dijo el manifestante Taylor Mansfield. “Él está ayudando demasiado a la inmigración.”

Es una declaración extraña, dado que Canadá depende cada vez más de los inmigrantes para reemplazar a nuestra población envejecida y compensar nuestra baja tasa de natalidad.   Sin embargo, los hechos como ese no resuenan como deberían, de todas maneras, porque en momentos en que las personas se sienten dejadas atrás y en riesgo – como muchos hacen ahora, las estadísticas no nutren la comodidad.  Las estadísticas no nutren la comodidad.  Las estadísticas dicen, como dice el dicho, pero las historias venden.

Y en este momento, el mercado está inundado de historias problemáticas sobre el riesgo que los inmigrantes representan para el status quo (para mantener las cosas de la manera como están actualmente).  Ya sea que son  historias falsas sobre refugiados que matan cabras en hoteles  o preocupaciones legítimas sobre  el costo de administrar a los solicitantes de refugio que ingresan a Canadá a través de la frontera de los Estados Unidos,  no pasa un dia sin alguna noticia de cabecera o frase pegadiza, que cause preocupación por el peligro potencial que enfrenta Canadá debido a los recién llegados.   Las ansiedades están siendo avivadas por algunos medios de comunicación, por grupos contra la inmigración, y lamentablemente, los políticos.  Los argumentos que son fácilmente derribados a medida que las exageraciones o las fabricaciones están ganando fuerza y validez porque las personas en posiciones de poder las están creando.

Si bien podría tener sentido encontrar formas de ayudar a los recién llegados a tomar el control de los negocios de los canadienses que se jubilan, la historia dice:“ay Dios mio,” los inmigrantes están tomando los controles de la economía de Canadá!– puede tornarse fácilmente en algo negativo.

Cómo usted genera apoyo público para las iniciativas relacionadas con la inmigración que necesita el país para mantenerse viable frente a la retórica anti-inmigrante?

Cualquier programa diseñado para apoyar a los emprendedores recién llegados SME (las pequeñas y medianas empresas de Canada), en el reemplazo de propiedad y desarrollo de las exportaciones debería ser ser asociado con iniciativas para enfrentar los temores potenciales que ellos pueden causar.

En cierta medida, el gobierno de Canadá está haciendo esto ahora a través de la iniciativa de #ImmigrationMatters .  #ImmigrationMatters se centra en historias de éxito del recién llegado, para encontrar y promover muestras de todo el país.   Mientras que a nivel nacional y localmente es el camino a seguir, mi instinto dice que centrarse en historias de éxito no podría tener el efecto deseado.  El muchacho que perdió el trabajo de toda su vida trabajando en una fábrica que cerró y preocupado por el futuro de sus hijos, no puede responder muy favorablemente cuando escucha acerca de cómo un recién llegado pasó de pobreza a riqueza en un corto tiempo.

Lo que podría ser más eficaz, y tendrán que pasar algunas pruebas para determinar esto con certeza, son historias que humanizan, tal como lo que está haciendo WelcomeHomeTO con nuestra iniciativa Hearts and Minds (Corazones y Mentes) y  Refuge613 excelente colección de historias personales .

Hay otras ideas en otros países donde se han aprendido lecciones de asentamiento e integración; Canadá puede asociarse con ellos a los niveles del gobierno y la comunidad, compartiendo las mejores prácticas sobre la mejor manera de construir narrativas de inmigración positivas y trabajar hacia una integración exitosa.

Siempre han existido aquellos quienes temían que los inmigrantes pondrían en peligro nuestra sociedad; Si la historia nos enseña algo, es que la diversidad siempre ha hecho nuestro país más fuerte.

Mientras Canadá mira hacia el futuro y la necesidad de reemplazo de propiedad y diversificación económica de pequeñas y medianas empresas, tal vez deberíamos recordar que nuestra mayor fortaleza ha sido siempre nuestra gente, de donde quiera que provengan.

Y que nuestras exportaciones más grandes pueden ser el valor de la diversidad y nuestro compromiso a la colaboración.